EVENTOS DIGITALES, ¿HAN LLEGADO PARA QUEDARSE?

post2_1920

Uno de los sectores que se han visto gravemente afectados por la crisis del COVID-19 ha sido el de los eventos. El 2020 se presentaba próspero pero el durísimo golpe de la crisis sanitaria que vivimos ha obligado a reinventarse.

El universo digital ha sido el mejor aliado de las empresas y marcas no solo para teletrabajar, sino también para presentar las novedades programadas para estos meses. Y es que, hasta que no llegue la vacuna del COVID-19, no se atisba que los eventos, tal y como los conocíamos hasta el momento, vuelvan a realizarse. Lo más importante es la seguridad, y más viendo el gran éxito de los eventos virtuales o digitales.

Así, las agencias de comunicación y eventos han adoptado el formato digital para adaptarse a esta situación. Una forma perfecta para que los objetivos de cada cliente no se vean afectados por esta situación.

Pero empecemos por el principio. Analicemos qué son, qué ventajas tienen y si tienen un futuro en el sector.

 

¿Qué es un evento digital?

Simplemente es la versión online de uno real. En él, los asistentes, entre los que no hay un encuentro físico, conocen las novedades de una marca o empresa a través de internet, en lugar de hacerlo físicamente.

 

¿Qué ventajas nos ofrecen?

Lo cierto es que son muchas, y los medios se han adaptado mejor que bien a esta nueva realidad. Os enumeramos algunas de ellas:

  • Mayor calidad y seguridad: ya que es posible contar con ponentes, expertos o presentadores con los que en un evento presencial hubiera sido más complicada y costosa su participación.
  • Presupuestos más bajos: este tipo de eventos permiten reducir drásticamente los costes relacionados con la asistencia al acto: espacio del evento, medios técnicos, decoración, impresión de material promocional, contratación de personal, catering, invitaciones, transporte y localización de algunos ponentes y/o asistentes…
  • Implicación directa con los asistentes: previo al evento cada invitado habrá recibido información o producto del que se vaya a realizar el evento. De esta forma se sentirá mucho más implicado antes de la fecha del evento, con lo que la asistencia será de gran calidad y se mostrarán más interesados por la novedad o mensaje que vaya a presentarse en el evento digital. También es posible hacer preguntas a los asistentes y darles la oportunidad de plantearlas. En muchas ocasiones hay personas que se ponen nerviosas en los eventos presenciales y prefieren las sesiones online para plantear ciertas cuestiones desde su propio espacio.
  • Sin limitación de aforo: en el caso de precisar una gran cantidad de asistencia, un evento digital permite derribar esas barreras de aforo físico y poder contar con todos los invitados deseados, sin tener que reducir el aforo por temas de coste. Además, el hecho de poder dejar los eventos grabados hace posible disfrutarlos en diferido para aquellos que no hayan podido asistir.
  • Adiós a las complicaciones logísticas: La tecnología permite que un evento se desarrolle en varios sitios a la vez, intercambiando información entre ellos con asistentes conectados desde cualquier punto del planeta.
  • A la vanguardia de la tecnología: las agencias demuestran a los participantes y a los clientes la impresión de estar a la vanguardia de las últimas novedades.
  • Se puede conocer a fondo la marca, producto o servicio que estamos ofreciendo e incluso visitar las instalaciones, conocer a sus trabajadores, probar su producto (previamente enviado a cada asistente).

 

Tras este breve análisis, ¿los eventos digitales han llegado para quedarse?

Indudablemente que sí. Convivirán con los eventos presenciales y los híbridos, pero sin duda que tras esta crisis se perfila como un nuevo modelo de evento que en muy poco tiempo ha demostrado que funciona y se ha integrado en el sistema a la perfección.

 

Si quieres organizar un evento digital no dudes en contactarnos y nos pondremos manos a la obra para organizarlo.