LAS 6 CLAVES PARA HACER UN DISCURSO DE ÉXITO

discurso_exitoso

Una de las deficiencias flagrantes del sistema educativo español es la inexistencia del aprendizaje de técnicas de oratoria. Muy al contrario, por ejemplo, que en Estados Unidos, donde los alumnos han de exponerse y exponer en clase sobre distintas materias desde edades muy tempranas. Unas destrezas comunicativas que, a lo largo de la vida les permiten mostrarse seguros, negociar con éxito o seducir con la palabra.

 

Y es que, hablar bien en público es sin duda una habilidad que cuando se domina abre muchas puertas. Tanto en el ámbito privado como en el laboral casi todo el mundo tendrá que enfrentarse a esta situación en la vida. La buena noticia es que, con ensayo, preparación y algunos trucos, es una técnica que puede dominarse y conseguir que una presentación, un discurso, una charla o una formación sean todo un éxito. Confía en ti mismo porque dominar este arte de comunicación es, como todo, cuestión de práctica y mucho ensayo frente al espejo. Te damos 6 consejos clave para iniciarse en este arte y que el miedo escénico disminuya:

 

1. Es fundamental fijar la idea principal que se desea transmitir

Es crucial fijar un tema o una idea concreta, concisa y efectiva. Para ello es clave centrarse en el objetivo que deseamos conseguir en nuestra audiencia: enseñarles, sorprenderles, motivarles, hacerles cambiar de opinión… Es clave centrarse en uno para no caer en la trampa de intentar abarcar demasiados asuntos y que la audiencia pierda la concentración y la atención.

2. Cuenta una historia

Un discurso, por muy corto que sea, tiene que tener una estructura argumental clara: introducción, nudo y desenlace. Una técnica clásica y ganadora es comenzar con una anécdota personal que se focalice en la idea que deseamos transmitir. Esto es lo que hizo Oprah Winfrey, cuando recordó con todo lujo de detalles su recuerdo de niña el día en que dieron por primera vez el Óscar a un actor negro: Sidney Poitier, el primer afroamericano en ganar el Óscar al mejor actor por su interpretación en ‘Los lirios del valle’. El perfecto arranque para un discurso sobre la Igualdad en los Globos de Oro de 2018.

Como no todo el mundo tiene el mismo estilo, lo fundamental es contar una historia con la que te sientas cómodo. Los datos, las estadísticas y los porcentajes en cadena solo consiguen que la audiencia desconecte. No hay nada tan poderoso para mantener un nivel de interés permanente como una buena historia que sirva de hilo conductor durante el discurso.

3. Elige bien el vocabulario y las expresiones que utilizas

Prestar atención a los detalles es fundamental. Una herramienta perfecta son las descripciones, ya que pueden transmitir una idea clara de forma emocional y, por tanto, más efectiva en la audiencia. Los detalles fascinan y permiten transportar a la audiencia con todo lujo detalle al momento o lugar que deseemos que estén.

Por continuar con el mismo ejemplo, Oprah Winfrey, hablando del día en que, siendo niña, vio la gala de los Óscar en que salió premiado Sidney Poitier, explica y escoge cada palabra cuidadosamente. “piso de linóleo; casa en Milwaukee; Anne Bancroft; Oscar al mejor actor; 36° Premios de la Academia; cinco palabras; corbata blanca; asientos baratos; cansada de limpiar las casas de otras personas”. En solo 124 palabras Winfrey deja claro cómo fue su humilde infancia, sin hablar de ella de forma directa.

 

4. Escribe el discurso pensando en el lenguaje oral

Es fundamental tener en cuenta que un discurso está hecho para ser hablado, no leído. Este es uno de los errores más comunes de aquellos que empiezan a introducirse en el ámbito de los discursos.

Hay que tener en cuenta que el lenguaje escrito es muy distinto al lenguaje hablado y, como los discursos se escriben antes de leerse en alto, es muy habitual utilizar frases, palabras o expresiones que no funcionan ni conectan con la audiencia.

¿Cómo solucionarlo? Una regla de oro es la de utilizar frases cortas, pues es la mejor forma de no resultar muy pesado, hablar más despacio (al tener que hacer más pausas), vocalizar mejor, evitar equivocarse o perder el hilo. Lo ideal sin duda es leerlo en alto mientras lo escribimos.

 

5. Concluye el discurso con una llamada a la acción

Cuando finalices, además de repasar brevemente los puntos más importantes que desees que se recuerden, tu audiencia debe sentirse emociona con el tema y estar dispuesto a actuar y/o a saber más. Para ello es clave lanzar una llamada a actuar, a participar o a hallar la solución al problema o tema expuesto.

Por ejemplo, en el caso de hablar de la protección de naturaleza en países en desarrollo, sería fabuloso añadir una nota de las organizaciones que están trabajando para protegerla o, si procede, los pasos que tú diste para comenzar a poner tu granito de arena para apoyar la causa.

6. Tu vestimenta y el entorno

Los detalles importan, y mucho. Por eso recuerda que cuando das un discurso, lo importante es, casi siempre, el contenido a transmitir, la empresa a la que representas o la persona o hecho del que se habla. Por tanto, vestir de una forma llamativa con trajes floreados o de colores muy llamativos, solo conseguirá que tu audiencia se distraiga. Recuerda: el protagonista no eres tú.

Conocer el lugar donde tendrá lugar el discurso también ayuda a ganar confianza y saber la forma en la que puedes hablar. Si se va a hablar sentado en una mesa con 30 personas es más difícil gesticular, señalar algún material gráfico que quieras utilizar o moverte. En ese caso es más sencillo llevar el material para casa asistente.

En el caso de hablar para 400 personas es más sencillo utilizar materiales visuales o vídeos, o eliminar barreras físicas como atriles o mesas, así el discurso será más cercano con la audiencia y, por tanto, más efectivo.

Con estos trucos conseguirás sentirte más seguro ante un discurso tanto en el ámbito personal como en el profesional, pero si necesitas un apoyo extra podemos ayudarte. Contacta con nosotros y te ayudaremos a convertirte en un experto orador con nuestras formaciones de portavoces.